30 días, 50.000 palabras, inmersa en un nuevo proyecto!!!!

Imagen

Muy buenos días a todos;

Hoy he decidido crear este nuevo post para todos aquellos que, por otras vías de comunicación, me habéis preguntado por la causa que me ha retirado, temporalmente, de mis historias. A todos aquellos que os habéis interesado por mí os doy y daré eternamente las gracias, porque la idea por la que nació este blog (entre otras muchas) era la de acercar, unir y dar a conocer historias y personas. No sabéis lo que se siente cuando, en el cómputo de visitas, veo que personas, no solo de España, sino también desde Argentina, EE.UU, Nicaragua, Dinamarca, Francia, Finlandia, Alemania, Italia, Méjico …han visitado mi blog, es una sensación increíble. Y mucho más lo es cuando decidís seguirlo, cuando me comentáis, etc.; Por eso creo que os debo una explicación del por qué hace unos días que no escribo.

Los que me conocéis de verdad, sabéis que estoy continuamente pensando en nuevos proyectos, intentando buscar alternativas, caminos, esforzándome para que, algún día, consiga crear la conexión directa hacia, “simplemente”, el trabajo de mi vida. Pues bien, entre el trasiego y el devenir de ideas, de repente, me topé con un concurso llamado NaNoWrimo. Se trata de un reto muy interesante en el que te proponen crear una novela compuesta por 50.000 palabras en 30 días ( sólo en el mes de Noviembre). Lo descubrí justo el 31 de Octubre y, simplemente me dije: ! A por ello!.

Día tras día voy dando forma y vida a mis personajes, narro sus historias y-!llamarme loca!, como bien dice un amigo mío- pero me !!encanta!!.

No se si llegare a tiempo, desconozco si gustará mi novela, no creo que sea la ganadora del concurso, pero lo que sí se es que conseguirlo es mi meta y habré ganado al terminarla. Quizás mi novela necesite 100.000 palabras, alomejor no consigo que algún editor se interese por ella, pero es un reto que he aceptado y que se que concluiré.

Desde aquí os invito a participar en este post ya que veo que los comentarios han bajado bastante y, curiosamente, me “comentáis” vía oral, washup, email, etc.; !!necesito que lo hagáis en este blog!! porque, como os comenté en mi primer post, VOSOTROS sois las bases sobre las que se asienta este pequeño espacio. Únicamente tenéis que cliquear en el icono de “deja un comentario” debajo de cada post. Además he incorporado el espacio “sigue el blog por email” a través del cual, tras añadir vuestra dirección de correo, recibiréis email con mis nuevos post.

!!!Ánimo navegantes, dejarme vuestras opiniones!!!.

Licencia Creative Commons

No es lo mismo el día 1 y 2 de Noviembre que Halloween

Imagen

Hoy quiero escribir este post para haceros partícipes de la tradición que se esconde tras el día de la festividad de Todos los Santos (1 Noviembre) y el día de Todos los Difuntos (2 de Noviembre) y, sobre todo, para intentar recuperar la historia de una tradición que no tiene nada que ver con la fiesta de Halloween.

Todo comenzó con la tradición de los primeros cristianos de venerar los cuerpos de los mártires, es decir, de aquellos cristianos que antepusieron su fe y sus creencias a su propia vida. Son múltiples los martirios que se profesaban en oriente y occidente, pero el relato más antiguo que nos hace partícipes de ello es una carta de la comunidad de Esmirna que escribieron a la Iglesia de Filomenio  (Frigia, actual Turquía) en el que se narra el martirio y el posterior culto a su Santo Policarpo ( que murió quemado y con una lanza atravesándole el corazón) en el año 156, si sí, en el siglo II.

Los primeros cristianos presenciaban el martirio de sus santos y recogían los huesos del difunto para venerarlos ya que eran preciados como auténticas “piedras de valor y más estimados que el oro puro” como testimonia la mencionada carta. Posteriormente se llevaban a cabo celebraciones periódicas en el mismo lugar donde se había depositado el cuerpo del mártir y, en el mismo día de la muerte al que denominaban “día natalis”. Las celebraciones no eran algo lúgubre ya que se entendía que el mártir, por fin, había alcanzado la paz eterna junto a Dios por el que había dado su vida y gracias a lo cual se habían convertido en Santos.Poco a poco se multiplicaron los cultos a los mártires por lo que el Papa Gregorio III (731-741) fijó el aniversario el día 1 de Noviembre y Gregorio IV la extendió a mediados del siglo IX.

El día 2 es el destinado al culto de las almas, es decir, a aquellos seres queridos que habían fallecido y que permanecían en el purgatorio a la espera de solventar los pecados veniales cometidos en vida. En este día los primeros cristianos se reunían y celebraban un auténtico banquete en honor al difunto, es más, dejaban una silla en su honor al que denominaban cathedra. Si no podían celebrarse dichos banquetes, se depositaban guirnaldas en la tumba del difunto. Pero como suele ocurrir con casi todo, estos banquetes se malograron hasta convertirse en auténticas orgías por lo que fueron prohibidas por la Iglesia. Se sustituyeron por eucaristías en las que se mencionaban a los difuntos y en las que se celebraban banquetes al final de los cuales se repartían la comida entre los pobres ( si os interesa el tema ojear el libro “Iniciación al año litúrgico” de Jose Manuel Bernal). Para diferenciar un día de otro, los oficiantes de las mismas vestían casullas blancas para el día 1 y moradas para el 2 simbolizando así pureza,penitencia y oración respectivamente.

Día a día toda esta información va desapareciendo y se desconoce por completo el significado de los días hasta confundirlos con una tradición de origen celta denominada “Halloween” que proviene de la festividad denominada Samhain y que significa “fin del verano”. Se iniciaba tras ella el año nuevo celta y una linea muy frágil delimitaba el 31 de Octubre este mundo y “el otro”, por lo que esa noche era pasto de los “no vivos”, tanto buenos como malos por lo que se usaban mascaras para ahuyentar a los no deseados mientras que se veneraban a los familiares fallecidos.

Hoy sólo nuestros familiares mas mayores conocen el significado de estos dos días, creo que merece la pena saber algo más (aunque sea muy livianamente) del por qué de la celebración y los significados de los pocos símbolos y creencias que han llegado hasta nosotros, como por ejemplo:

1. Por cada buñuelo de viento que os comáis, un alma del purgatorio ascenderá al reino de los cielos.

2. Los huesos de santos eran estimados como auténticas joyas y su nombre proviene del color que toma la masa al terminar de hacerse.

3. La flor que más se suele comprar para llevar a los difuntos es el crisantemo, símbolo de eternidad.

4. Si os gusta el teatro, encontraréis la representación estos días de la obra de José Zorrila de “Don Juan Tenorio”, cuyo último acto se remonta al día 1 ¿por qué?. Ah! Averiguarlo por vosotros mismos y me contáis.

Gracias de nuevo por visitarme y recordar que si hay algún tema que os inquieta yo estoy a vuestra disposición para descubrir lo que hay más allá.

Licencia Creative Commons