LEÓN CON SU REY

El Blog de José Blas Molina

24 de abril de 1808

Me encontré con el Cerrajero cuando salía de oír misa de ocho en San Ginés. Al cruzar por delante del callejón miré al fondo, donde está la chocolatería en que solíamos reunirnos los compañeros de armas. Lo hice sin pensar, como si esperara ver a alguno de mis contertulios. Pero fue a Molina al que vi, y la curiosidad me detuvo. Estaba hablando con un chispero que se cubría con una capa y portaba un  hatillo. Por el buen tiempo y por el bulto, era seguro estaba a punto de emprender un viaje. Quería saber a qué andaba Molina, así que me arrimé a la esquina para intentar pasar lo más inadvertido posible. Pero no duró mucho mi espionaje. Molina, que miraba a uno y otro lado mientras hablaba, no tardó en descubrirme. Rápidamente despidió a su compañero, que se marchó, y levantando una mano…

Ver la entrada original 445 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s